La DO Utiel-Requena organiza este viernes un tardeo con una feria de 17 bodegas
Leer más
EL PRyA pide la reparación de un camino de Hortunas con peligro de vuelco para los tractores
Leer más
La DO Utiel-Requena alerta a sus asociados de que hay un despacho de abogados desde el que se promueve inscribir viñedos en la DO Valencia
Leer más

Requena, (12/03/20). Redacción.

Miedo e indignación son las dos palabras que mejor definen el estado de ánimo de los vecinos de las 25 aldeas de Requena y Utiel. Un delincuente armado con una escopeta de cañones recortados mantiene en jaque a la Guardia Civil, policías locales y guardas forestales de estos municipios en el interior de la provincia de Valencia.

Desde el pasado 28 de febrero, el ladrón se ha cebado con los lugareños tras perpetrar cinco asaltos, al menos, en caminos rurales y un chalé, amenazar con la escopeta a las víctimas y robarles sus vehículos y pertenencias, según informa Javier Martínez en Las Provincias.

Conocido como el ‘Rambo de Requena’, el ladrón tiene entre 35 y 40 años, viste ropa militar de camuflaje, se oculta en el monte, casas abandonadas y chalés, donde se aprovisiona de víveres, y ha eludido ya tres veces el cerco policial, uno de ellos pese al apoyo incluso de un helicóptero de la Guardia Civil, en las últimas dos semanas en las comarcas de Requena-Utiel y la Hoya de Buñol.

El ladrón retiene a una de las víctimas tres horas en su coche y dispara al aire en otro robo para que el conductor le dé la llave.

Aunque en un robo trató de empatizar con la víctima durante las tres horas que la retuvo en su coche, en otro disparó al aire porque el conductor del vehículo no quería darle la llave y también encañonó con su escopeta a un guardia civil y un matrimonio en el asalto a un chalé. La situación de peligro que vivieron la pareja y el agente duró apenas unos segundos, ya que salieron corriendo para resguardarse detrás del vehículo policial y el delincuente aprovechó entonces para escapar monte a través.

Los hechos ocurrieron cuando dos patrullas de la Guardia Civil acudieron a un chalé después de que un matrimonio les avisara de que habían encontrado la puerta forzada y no se atrevían a entrar. Uno de los agentes se adelantó con la pareja para inspeccionar la casa al considerar que se trataba de un robo sin peligro, y nada más cruzar el umbral se toparon con el individuo armado con la escopeta. Fueron momentos de gran tensión y nerviosismo al apuntar el ladrón con su arma al guardia civil a escasa distancia, aunque no hubo que lamentar daños personales.

Tras este grave incidente ocurrido en una pedanía de Requena, la Guardia Civil trató de cercar con varias patrullas al delincuente, pero no pudo capturarlo porque el individuo parece que conoce muy bien los caminos y las sendas de la zona y logró eludir el dispositivo policial.

Torpe al volante

La sucesión de delitos y despropósitos comenzó el pasado 28 de febrero, cuando el ladrón robó tres vehículos en pocas horas -una furgoneta Citroën C5, una grúa y un Ford Tourneo- y sufrió dos accidentes en la carretera que une la pedanía de Los Isidros y el municipio de Utiel. Su torpeza al volante sería el motivo que le habría empujado a retener a un cuarto conductor durante tres horas mientras le obligaba a circular por caminos poco transitados.

En los últimos días, la Guardia Civil de Requena ha estrechado el cerco sobre este individuo en los términos de Siete Aguas y Gestalgar tras recibir el apoyo de la Unidad de Helicópteros de Valencia y el Grupo Rural de Seguridad (GRS). Los responsables del operativo policial se están planteando la posibilidad de utilizar drones con cámaras para guiar desde el aire a las patrullas.

 

Comparte: La Guardia Civil estrecha el cerco sobre un violento ladrón que se oculta en casas de campo después de cometer cinco asaltos y encañonar a un agente y un matrimonio