La Comunitat sumó ayer 177 nuevos positivos y 18 brotes, siete de ellos en el ámbito social
Leer más
Asremus edita su 5º CD en el que recopila los himnos de destacadas entidades del municipio de Requena
Leer más
Luz verde al pacto valenciano de reconstrucción económica, social y sanitaria por el coronavirus
Leer más
El producto CREMA GLOBAL SERAPIA está en oferta
Ver oferta

El Ministerio de Hacienda decretó hoy una rebaja de los módulos fiscales correspondientes a la campaña tributaria de 2013 para paliar así los desastrosos efectos sobre la agricultura causados por diversas circunstancias excepcionales como la sequía, pero la orden que recoge esta medida y los criterios absolutamente arbitrarios que se emplean en la elaboración de la misma dejan fuera de esa mejora fiscal en determinados cultivos a más de un centenar de localidades de la Comunitat Valenciana.

“En primer lugar –explica el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado– hay que valorar en términos positivos la decisión del Gobierno, pero es preciso reclamarle que corrija de inmediato los múltiples errores que contiene la orden e impiden que miles de agricultores valencianos puedan beneficiarse de esta rebaja de módulos. En cualquier caso, y a la vista de las gestiones que hemos realizado hoy mismo, el Ministerio de Hacienda nos ha comunicado su plena disposición a subsanar en breve cuantos errores o descuidos en la inclusión de localidades y cultivos se hayan producido”.

Sin embargo, lo cierto es que, a fecha de hoy, las disposiciones en materia de fiscalidad que van a aplicarse al sector agrario publicadas por el Ejecutivo se basan en una disparidad de criterios cuya plasmación en la práctica excluiría de las ventajas fiscales establecidas para cultivos tan importantes como los cítricos a más de un centenar de pueblos.

De hecho, la orden plantea situaciones tan pintorescas como lo es, sin duda, rebajar los módulos para los cítricos de una determinada localidad al mismo tiempo que deja fuera de ese beneficio a muchas de las poblaciones colindantes. En mayor o menor medida esa misma anomalía se repite en otros cultivos, como las  hortalizas, y en otros muchos municipios.

Por otra parte, tampoco resultan ni coherentes ni comprensibles las diferencias relativas al valor de la rebaja que va a aplicarse. Así, el algunos pueblos el módulo para cítricos –fijado inicialmente en 0,26– pasa a 0,18 en ciertas localidades, mientras que en otras queda en 0,13 y en otras en 0,09 sin que se conozcan en absoluto los motivos por los que unas localidades van a tener mayores deducciones que otras.

Mención aparte merece el caso de la ganadería, ya que a pesar de ser un sector igualmente muy castigado por circunstancias de diversa índole, la orden sólo menciona al bovino de leche entre los beneficiarios de la rebaja fiscal.

“Reiteramos que esta mejora tributaria para el campo nos parece tan necesaria como positiva, pero ahora corresponde subsanar el galimatías que supone esta orden de Hacienda y confiamos en la buena voluntad del Gobierno para hacerlo cuanto antes”, sintetiza Cristóbal Aguado.

Comparte: El Gobierno deja fuera de la rebaja fiscal a cientos de agricultores