El Ayuntamiento de Utiel acondiciona el Polideportivo Municipal de cara al periodo estival
Leer más
Este año los agricultores tendrán una dotación de riego de apoyo de 450 m3/hectárea
Leer más
La pandemia impide las celebraciones en honor de San Isidro Labrador en numerosas localidades del interior
Leer más

Fuente; elperiodicodeaqui.com

Tras la muerte del artista ecuatoriano Francisco Coello, la familia dona 48 piezas entre pinturas, dibujos y grabados y 44 publicaciones entre libros, revistas y catálogos al Museo de Arte contemporáneo Florencio de Fuente para completar la colección que de este artista posee el Museo.

Desde la primera exposición de Coello en Madrid en 1973 el artista mantuvo una profunda amistad con Florencio de la Fuente, razón por la que está bien representado en todas sus colecciones. Así, en la visita que el artista realizó a nuestro Museo en 2011, comprobó que en nuestros fondos existían varias piezas suyas y manifestó que le gustaban este museo pequeño porque es muy grande.

Tras su muerte la familia del artista nos comunicó su intención de realizar una donación que completara la visión que de la extensa obra del artista tenemos en el Museo. Y en el día de ayer, tras el sepelio en el mar, en Badalona, Anna Coello cumplió la voluntad del artista y nos trajo la obra que ya guardamos en Requena.

Francisco Coello nació en Ambato, Ecuador en el año 1933. Ya en su infancia muestra una gran pasión por el dibujo y las formas. Impulsado por este interés inicia sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de la ciudad de Quito.En esta época empiezan sus primeros contactos directos con el arte y hace sus primeras exposiciones y pruebas dentro del uso de los materiales y las técnicas.

Con la necesidad de ampliar sus conocimientos y el afán de conocer otros países y otras culturas, toma contacto con la Escuela de Bellas Artes de Río de Janeiro, donde intercambia sus conocimientos y se enriquece del movimiento cultural actual de vanguardia.

A parte de su obra creativa, Francisco Coello se ha interesado de la problemática de la restauración de obras de arte. Becado por la UNESCO a inicios de los años 70, tuvo la oportunidad de estudiar en el Instituto Central de Restauración de Roma (ICCROM) y posteriormente en el Instituto de Restauración de Madrid.La capacidad de Coello le valió integrarse al taller delProf. Oskar Emmenegger, (Consultor de la Comisión Federal de Monumentos Históricos de Suiza)con sede en Zizers.A partir de este momento vivió en Suiza donde trabajaba en su taller exclusivamente en la producción artística.

Comparte: La familia de Francisco Coello dona 48 obras al Ayuntamiento de Requena