Cruz Roja y Cajamar impulsan un proyecto escolar para menores vulnerables en Requena
Leer más
Utiel ha celebrado hoy el Día del Árbol con videoconferencias medioambientales dirigidas a escolares
Leer más
El IES Fernando III de Ayora lanza “Fernand Radio”, su primer podcast trilingüe para estudiantes
Leer más

Requena, 03/03/17 .Antonio M. Vélez -eldiario.es

  • La empresa pública saca a concurso el suministro de contenedores de doble propósito para la gestión del combustible gastado de la planta, propiedad de Iberdrola
  • Ante el retraso del ATC de Villar de Cañas, la eléctrica anunció en noviembre que construirá un minialmacén nuclear que estaría en marcha en 2019 y le permitirá alargar la vida de la central
  • Enresa admite que el almacén centralizado de residuos proyectado en Cuenca puede sufrir “un retraso mayor del previsto actualmente”

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) ha sacado a concurso un contrato para el suministro de contenedores para la gestión del combustible nuclear gastado de la central de Cofrentes (Valencia), propiedad de Iberdrola. El contrato está valorado en 20,2 millones de euros netos de impuestos. Sumando el IVA correspondiente, la licitación asciende a un máximo de 34,34 millones de euros.

Iberdrola inició en noviembre pasado los trámites para la construcción de un ATI  (almacén temporal independiente) en esta planta, ante el retraso que arrastra el almacén temporal centralizado (ATC) que debe construir Enresa en la localidad de Villar de Cañas (Cuenca) para custodiar todos los residuos de las nucleares españolas en un único repositorio, y como solución ante la saturación de las piscinas que actualmente custodian los residuos de Cofrentes.

Ese minialmacén tendrá capacidad para un total de 24 contenedores de combustible y su entrada en funcionamiento se prevé para 2019. La eléctrica necesita vaciar la piscina que enfría el combustible utilizado, que se saturará en 2021, año en el que vence el actual permiso de funcionamiento de la planta, que se conectó a la red eléctrica en 1985. El ATI permitirá que la central funcione más allá de esa fecha.

Los contenedores encargados por Enresa son unidades de «doble propósito», esto es, se utilizan para dos funciones, almacenamiento y transporte de residuos. Deberán estar diseñados para cargar, inicialmente, 252 elementos combustibles y se utilizarán, según el pliego de condiciones, «para el transporte del combustible gastado de la central al Almacén Temporal Centralizado (ATC)”.

Pero Enresa no descarta que esa infraestructura pueda sufrir «un retraso mayor del previsto actualmente”. Por ello, los contenedores deberán estar diseñados también para ser almacenados en el ATI «que eventualmente pudiera construirse en el emplazamiento» de Cofrentes.

En el pliego, Enresa «se plantea una modificación del contrato para el suministro de contenedores adicionales que se estima que se haría durante el año 2019», en el supuesto de que el ATC no estuviera listo para entonces. En ese caso, el contrato prevé una cantidad de elementos combustibles «adicionales” que «se estima del orden de 200”.

Comparte: Enresa presupuesta 34,3 millones para guardar la basura nuclear de la central de Cofrentes