Mujeres con diversidad funcional y jóvenes utielanas de éxito, protagonistas de la campaña 8M de Utiel
Leer más
La Asociación Mujeres por Derecho pide hacer bien visible la reivindicación de la lucha por la igualdad con motivo del 8 de marzo
Leer más
EEUU suspende durante cuatro meses los aranceles del 25% que sufría el vino y el aceite
Leer más

Fuente levante-emv.com

LOURDES JIMÉNEZ | VALENCIA

La Feria de Requena, que da paso a la Fiesta de la Vendimia, ha terminado en polémica. Por primera vez en su historia, las damas y comisionados que participan en los actos de las fiestas del pueblo por voluntad propia y engalanados con sus trajes tradicionales, no pudieron ir del brazo en la procesión de la Virgen de los Dolores, que se celebró el pasado domingo día 25.

El presidente central de la Fiesta de la Vendimia de este año, Jesús Pérez, manifestó ayer a Levante-EMV que el parróco de la Iglesia de San Nicolás, Arturo Ros, le trasladó esta norma en una reunión que mantuvieron para conjugar los actos religiosos con los laicos. «Es una recomendación y sólo es para la procesión», dijo Pérez, al tiempo que afirmó rotundo: «para el resto de celebraciones, pasacalles y demás, cada uno puede ir como quiera». Pérez declaró que es una «recomendación respetable», al ser sólo en acto religioso.

«Hemos cambiado algunas cosas de las fiestas y ésta era una de ellas», continuó. Pero, en cualquier caso, «nadie se molestó, y la procesión transucrrió con total normailidad», a pesar de que todos los años estos festeros, que suelen representar cada barrio del municipio para participar activamente en la fiestas de la localidad, han ido siempre cogidos del brazo y por parejas entre chicos y chicas, fueran o no matrimonio.

Sin embargo, vecinos de Requena señalaron a este periódico que lo que más les molestó de esta nueva norma de Arturo Ros, que lleva en el pueblo varios años, fue la intromisión de la Iglesia en una tradición como son las damas y los comisionados, que no tienen que ver con la religión.

El cura: «Yo no he dicho nada»
Por su parte, el citado sacerdote, párroco de la Iglesia de San Nicolás, atendió a este diario por teléfono y se limitó a decir que no sabía nada.

«No, no, yo no he dicho nada», negó reiterativamente Arturo Ros. «No sé de qué me habla. Yo no he dicho nada».

Ante esta negación, el presidente central de las fiestas dijo que «seguramente desconozca cualquier polémica» al respecto, igual que él mismo, que aseguró que no le consta que haya habido ninguna repercusión más allá por la norma.

Según el ayuntamiento, la procesión de la Virgen de los Dolores volvió a congregar a numerosos requenenses el domingo, tras la bajada de bandera y también por la mañana del día siguiente, cuando se llenó la parroquia de San Nicolás en misa.

Comparte: El cura de Requena impidie a los festeros desfilar en la procesion cogidos del brazo