Nace en Utiel de la mano de la Asociación Utiel Gastronómica Marca de Calidad el proyecto "Pasión por el Sabor"
Leer más
Nace la Federación de Enoturismo de la Comunidad Valenciana
Leer más
Correos y la Fundación TALENTO-MCR TE INVITAN el próximo martes, 24 de septiembre, a la primera parada de la XX edición programa 'Correos reparte sonrisas' en Requena
Leer más
El producto CREMA GLOBAL SERAPIA está en oferta
Ver oferta
  • Debido a la inestabilidad política que se vive en Catalunya tras las elecciones del 21D
  • El grupo Freixenet ya estudió el caso en su momento y ahora ha tomado la decisión de trasladar su sede social a Requena

Requena (28/12/17)

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, Josep Lluís Bonet, ha afirmado que ha propuesto al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social fuera de Catalunya, en concreto a Requena, donde la DO Cava tiene un importante futuro , tanto por la progresión comercial que han alcanzado en esta zona DO CAVA como por la alta calidad de sus productos:  «No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo he propuesto», ha afirmado Bonet en declaraciones a RNE.

De esta forma, la compañía familiar, con sede en Sant Sadurni d’Anoia, seguiría los pasos de otras empresas catalanas que decidieron abandonar Catalunya tras el primer desafío independentista y que nuevamente estan amenazando la estabilidad política de Catalunya.

«Si realmente volvemos a la creación de la República de Catalunya con la declaración unilateral de independencia , continuará una salida importante de empresas de Catalunya, lo que causará una daño gravísimo e irreparable a Catalunya», ha afirmado Bonet, quien ha añadido que si se declarase nuevamente la independencia se produciría una «verdadera catástrofe». «Realmente es un despropósito», ha señalado .

Por su parte, ha asegurado que es responsabilidad de las empresas «poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe» ante la actual situación política en Catalunya y lamenta que sean las compañías las que tengan que pagar las consecuencias.

«Nosotros no hacemos política, ni queremos, ni nos corresponde, porque para ello están las instituciones y los foros adecuados”, es «inconcebible» que las empresas catalanas, que únicamente tienen ánimo de generar empleo y riqueza en todo el país, tengan que pagar las consecuencias de esta situación política y estén sometidas a una presión innecesaria.

Por ello, el grupo considera que es responsabilidad de las empresas «poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe ante el repetido escenario actual» y han decidido trasladar su sede a Requena, donde ya cuentan con una pequeña infraestructura.

Comparte: El consejo de Freixenet decide el traslado de su sede social a Requena