La Conselleria de Sanidad habilita el Centro de Día de Requena para uso sanitario
Leer más
El Proyecto Experimental de Empleo ADAPT@+T 2019 lanza la campaña #TuComarcaTuFuturo
Leer más
Los clubes de cazadores de Utiel donan 3.200€ a las dos residencias de ancianos de Utiel y gafas protectoras a la Guardia Civil
Leer más
El producto CREMA GLOBAL SERAPIA está en oferta
Ver oferta
Cuaderno de Campo. La Naturaleza en la Meseta de Requena-Utiel
Javier Armero Iranzo. 12 de julio de 2016

Hace unos días, concretamente el pasado jueves 7 de julio, se llevó a cabo una reunión de la Junta Rectora del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel en el Espacio Cultural Feliciano Yeves de Requena. En ella tuve el honor de representar el cargo de presidente de la misma.

En primavera la propia Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural me propuso que yo mismo fuera el nuevo presidente de este órgano colegiado del citado Parque Natural, y lo acepté gustosamente.

Según el artículo 6 del Decreto 115/2005 de 17 de junio del Consell de declaración del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel, la Junta Rectora se compone de los siguientes miembros: (hay que tener en cuenta que el organigrama actual de la Generalitat Valenciana ha sufrido variaciones)

a)      El conseller competente en materia de medio ambiente, en su condición de Presidente Nato de la Junta Rectora.

b)      El presidente de la Junta Rectora.

c)      El director-conservador del Parque Natural, que actuará como Secretario.

d)     Un representante de la Conselleria de Territorio y Vivienda.

e)      Un representante de la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte.

f)       Un representante de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación.

g)      Un representante de la Conselleria de Infraestructuras y Transporte.

h)      Un representante de la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas

i)        Un representante de la Conselleria de Turismo.

j)        Un representante de la Diputación provincial de Valencia

k)      Un representante de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

l)        Un representante de cada uno de los ayuntamientos de Requena, Venta del Moro y Villargordo del Cabriel, designados por los distintos Plenos.

m)    Un representante del grupo de acción local Tierras del Interior, designado por esta entidad.

n)      Un representante de las Universidades de la Comunidad Valenciana, designado por la Universidad que corresponda. La Conselleria competente sobre medio ambiente establecerá un turno bianual de representación de dichas entidades académicas.

  • o)      Un representante, con carácter rotatorio bianual, de las sociedades de cazadores de los municipios del Parque Natural, elegido por dichas sociedades de común acuerdo entre ellas.

p)      Un representante, con carácter rotatorio bianual, de las entidades de conservación de la naturaleza de los municipios del Parque Natural, elegido por dichas entidades de común acuerdo entre ellas.

q)      Un representante de la Federación de Deportes de Montaña y Escalada de la Comunidad Valenciana, elegido por dicha entidad.

r)       Un representante de las empresas relacionadas con el aprovechamiento turístico del medio natural en el ámbito territorial del espacio protegido, elegido por las asociaciones empresariales especializadas que operan en la zona, de común acuerdo entre ellas.

s)       Un representante, con carácter rotatorio bianual, de las entidades de defensa del patrimonio cultural que desarrollan actividades en la zona, elegido por dichas entidades de común acuerdo entre ellas.

t)       Cinco representantes de asociaciones de propietarios de terrenos o derechos forestales, agrícolas o ganaderos con intereses en el Parque Natural, elegidos por dichas entidades de común acuerdo entre ellas.

u)      Dos representantes de las asociaciones de agricultores que operan en los municipios afectados territorialmente por el Parque Natural, elegidos por dichas entidades de común acuerdo entre ellas.

El artículo que hoy dedico a nuestro Cuaderno de Campo reproduce íntegramente el discurso de bienvenida y presentación que ofrecí a los miembros de la Junta Rectora del Parque Natural que acudieron a dicha convocatoria. Pienso que es importante que la sociedad, y en especial los habitantes de los tres municipios implicados en la protección del río Cabriel sean conocedores del pensamiento  y de las reflexiones del que desde ahora ostentará la Presidencia de la Junta Rectora de ese espacio natural tan querido por todos nosotros.

Aquí lo tienen:
Discurso de bienvenida y presentación
Buenas tardes. Tengo el honor de presidir la Junta Rectora del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel. Hoy, con la presente Reunión Ordinaria de la misma, empiezo esta nueva andadura.

Hace unos meses recibí una llamada telefónica que me causó, primero sorpresa, y luego ilusión. Esa llamada venía directamente desde la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y en ella se me proponía el cargo de Presidente de la Junta Rectora del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel en la nueva etapa que se abría en la gestión de los Parques Naturales de la Comunitat Valenciana.

Poco después, leyendo algunos documentos oficiales relacionados con este espacio protegido, en concreto el  Decreto 115/2005 de 17 de junio del Consell de declaración del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel, pude comprobar que, efectivamente, “el presidente de la Junta Rectora será nombrado por el Consell de la Generalitat, a propuesta del conseller competente en materia de medio ambiente”.

Era la primera vez que hablaba en mi vida con ese interlocutor telefónico, y tampoco tenía ningún contacto previo con algún componente del equipo de gobierno que había confiado en mi persona para ostentar este cargo.

Para mí eso supuso un enorme revulsivo, créanme. Que se hayan fijado en mí desde esas instancias supuso una gran alegría y acepté la proposición con gratitud. Pero también con preocupación, pues me gustaría estar a la altura de las circunstancias y no defraudar a nadie en la empresa encomendada.

¿Y por qué yo? Eso mismo me lo he preguntado muchas veces y, la respuesta que más me encaja es, lo que más me llena de ilusión y esperanza. Yo provengo, como alguno de ustedes sabrán, del mundo de la Biología y del Conservacionismo, y no me cabe ninguna duda de que si estoy en este cargo es por ello.

He dedicado muchísimas jornadas de mi vida a estudiar los procesos naturales que se dan en esta comarca, mi querida Meseta de Requena-Utiel. En especial, he seguido con detenimiento la ecología de sus aves silvestres, de sus mamíferos y otros animales de su fauna vertebrada. He vivido momentos maravillosos en cada rincón de la naturaleza de la comarca, y en particular de las riberas del río Cabriel. Pero a menudo, también he cogido disgustos y preocupaciones por comprobar muchas afecciones negativas hacia el medio natural, y en el que mayoritariamente el ser humano era responsable.

Con mis compañeros de la delegación comarcal de la Societat Valenciana d’Ornitologia, a la que tengo el gusto de pertenecer desde sus primeros momentos, he luchado en la medida de mis posibilidades por intentar que se preserve el medio natural en las mejores condiciones posibles para que las próximas generaciones que han de venir lo conozcan y lo disfruten tal y como lo he hecho yo.

El caso del río Cabriel y su entorno geográfico no ha sido una excepción. Aún tengo presente, como si fuera ayer mismo, la propuesta de mi asociación de que ese espacio natural fuera declarado Parque Natural. O que el futuro, por aquel entonces, Plan de Ordenación de los Recursos Naturales fuera lo más protector posible de los ricos valores naturales que ostentaba.

Hoy, con el mismo altruismo de siempre, pues esta labor tampoco está remunerada económicamente, he aceptado la encomienda del Gobierno Valenciano del cargo que represento en esta Junta. Mi intención sigue siendo la misma. Contribuir con mi esfuerzo, capacidad de trabajo e ilusión a la conservación de la naturaleza del Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

Mi labor en la Junta Rectora es tratar de que esta consiga los objetivos para la cual fue creada; es decir, colaborar y asesorar en la gestión del Parque Natural y canalizar la participación de los propietarios e intereses sociales y económicos afectados en dicha gestión.

Quiero recordarles que la Junta Rectora deberá ser oída para la adopción de las siguientes decisiones:

a)      Aprobación del presupuesto de gestión del Parque Natural.

b)      Aprobación, modificación y revisión de los instrumentos de ordenación del Parque Natural.

c)      Aprobación del programa anual de gestión del Parque Natural.

d)     Emisión de aquellos informes preceptivos sobre planos, proyectos o normas para los que se prevea expresamente la participación del órgano colegiado, así como de aquellos informes que le sean solicitados sobre cualquier aspecto que afecte directa o indirectamente al ámbito del Parque Natural.

e)      Propuesta y, si es el caso, seguimiento de actuaciones e iniciativas tendentes a la consecución de los fines del Parque Natural, incluyendo los de difusión e información de los valores del espacio natural protegido, así como de formación y educación ambiental.

f)       Aprobación de una memoria anual de actividades y resultados, proponiendo las medidas necesarias para mejorar la gestión.

También debo decirles que para el correcto cumplimiento de los cometidos de la Junta Rectora, podrán constituirse en el seno de la misma las Comisiones que fueran necesarias. Con carácter permanente o temporal, y por delegación expresa de la Junta a la que darán cuenta de sus actividades, las Comisiones podrán ejercer funciones de informe, propuesta, asesoramiento y seguimiento de ámbitos concretos de la gestión del Parque Natural.

Por último y en relación al funcionamiento de la Junta Rectora, se establecen dos clases de reuniones; ordinarias y extraordinarias. Las primeras se celebrarán al menos una vez al año. Las extraordinarias serán todas aquellas que tengan por objeto la resolución de cuestiones que por sus especiales circunstancias no puedan demorarse hasta la celebración de una reunión ordinaria.

He creído conveniente que las reuniones de la Junta Rectora se desarrollen rotatoriamente en los tres municipios del Parque Natural. Hoy comienza el ciclo en Requena, y las siguientes serán en Venta del Moro o en Villargordo del Cabriel. Hoy podríamos acordar el orden de rotación. La idea es tratar de acercar la figura del Parque Natural a todas y a cada una de estas poblaciones.

El Parque Natural de Las Hoces del Cabriel, o del río Cabriel como me hubiera gustado a mí que se denominase, es uno de los espacios naturales más importantes desde el punto de vista de la biodiversidad de toda la Comunitat Valenciana. De hecho su superficie, con anterioridad a la declaración de Parque Natural, ya fue designada Zona de Especial Protección para las Aves y propuesta para integrar la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario.

Su enorme territorio, el mayor en todo el ámbito autonómico valenciano, presenta unos valores naturales de primer orden sobre los que es necesario que se aborde una política de conservación mucho más efectiva de lo que se ha venido haciendo hasta ahora. Muchas carencias ha habido en este sentido por la anterior dirección de este parque natural que deben ser corregidas en esta nueva etapa que se abre ahora.

No escondo mi alegría al haber sido propuesto como presidente de esta nueva Junta Rectora pues pienso que, con este gesto, los nuevos responsables políticos pretenden ofrecer un nuevo escenario donde la investigación, divulgación y, muy especialmente, la protección real del medio natural sean elementos fundamentales en la estrategia de gestión del Parque.

Hay mucho que hacer en este sentido. En la actualidad muchos de los problemas que afectan a la biodiversidad del Parque Natural siguen produciéndose después de 11 años de su declaración. Sirva el ejemplo de la situación del águila perdicera, una de las especies más valiosas y que, precisamente, sirvió de argumento fundamental para la declaración de ZEPA o, incluso, del mismo Parque Natural. Esta temporada, sin ir más lejos, apenas se han reproducido dos de las cinco parejas que habitan el parque en sus tradicionales territorios de cría. Y no es un dato muy diferente a la de otras campañas. Siendo la especie que es, y teniendo en cuenta las categorías de protección que sobre el papel presenta el espacio natural que ocupa, no es de recibo que datos como este se vayan repitiendo año tras año y que pongan en peligro la continuidad de la especie aquí. Para el águila real los parámetros reproductores de este año no son muy diferentes; apenas han conseguido criar 3 de las 7 parejas presentes en el Parque.

Y si eso está ocurriendo con estos emblemas del Parque Natural imagínense el grado de conocimiento sobre los estatus poblacionales del resto de especies y la gestión para la conservación para estas y sus hábitats. Desde luego se puede hacer mucho más en pro de la preservación de la naturaleza. Ese es mi deseo en la nueva trayectoria que se abre en la historia de este Parque Natural.

Pero a la vez que pienso que es necesario abordar políticas activas tendentes a favorecer y/o mejorar los procesos naturales que se dan en el Parque Natural también estoy convencido de que estas deben tener en cuenta a la población local. Es fundamental. No se podría entender la protección del medio ambiente sin contar con las personas que forman parte de él.

La conservación de la naturaleza debe ir de la mano del desarrollo local; eso es lo que desde un tiempo para acá se viene denominando desarrollo sostenible. Y la figura de Parque Natural debe fomentar precisamente eso. El Parque ha de articular las medidas necesarias para conseguir que la conservación de la biodiversidad y del medio natural sea un beneficio para todos, especialmente para los habitantes de sus municipios. En ese sentido se deberían articular estrategias que tengan en cuenta las necesidades de los agricultores, de los comerciantes, del sector turístico, y en definitiva, de los cimientos de la economía local.

Esta Junta Rectora la conforman todos los sectores sociales implicados en la dinámica del Parque Natural: corporaciones locales; propietarios de terrenos; intereses sociales, institucionales o económicos afectados; entidades cuyos objetivos fundacionales coinciden con la finalidad del espacio natural protegido; y personas y/o entidades que colaboran en la conservación de los valores naturales a través de la actividad científica, la acción social o la aportación de recursos de cualquier clase.

Todos y cada uno de ustedes son necesarios e imprescindibles para que la marcha del Parque Natural sea la mejor posible. Ustedes representan todos esos ámbitos humanos citados. Sus reflexiones, pensamientos, aportaciones y propuestas son muy importantes de cara a las líneas de actuación que marque el Parque Natural en los próximos años.

Sean bienvenidos, y sigamos con el orden del día.

El Presidente de la Junta Rectora del Parque Natural de Las Hoces del Cabriel

FRANCISCO JAVIER ARMERO IRANZO

Requena, a 7 de julio de 2016
 
 

Comparte: El Parque Natural de las Hoces del Cabriel y la conservación de la naturaleza