EFOW y CECRV acogen con satisfacción la moratoria arancelaria acordada entre EE.UU. y la UE  
Leer más
COAG y CERES denuncian que las explotaciones de titularidad femenina tienen más difícil acceder a las ayudas agrarias
Leer más
Agrobobal rinde homenaje a Carmina Cárcel - DO Utiel Requena - en el día de la Mujer Trabajadora
Leer más

Si Leemos Crecemos. Rosana Gutierrez Tapia

Estimados lectores, hoy mis palabras vuelan hacia una mujer concreta, alguien que ha dedicado su vida a salvar los océanos. Alguien, a quien debemos la toma de conciencia de la riqueza de los mares para nuestra vida. Hoy deseo unir el homenaje a las mujeres, por su día, y la naturaleza, que debemos celebrar todos los días.

Que este pequeño homenaje a Sylvia Earle anime a las muchas niñas a seguir su ejemplo. A saber que la “Heroína del mar” puede enseñarnos de dónde surge la fuerza y el motivo para hacer algo grande. Me gustaría que todos sintiéramos la grandeza dentro de nosotros, cada uno puede hacer mucho y brillar donde está, haciendo lo que ama. Dejemos que los niños sueñen con cosas imposibles, dejemos que jueguen a ser héroes de un mundo que les necesita y hagamos llegar el mensaje de que todo es posible, que con su creatividad surgirán ideas y soluciones para un Planeta que les necesita.

“Cada gota de agua que bebe, cada respiro que toma, está conectado con el mar, no importa en qué lugar de la Tierra viva.”

“Sin océanos no hay vida, sin océanos no estaríamos aquí.”

Sylvia Alice Earle nació en New Jersey, en 1935, pero con apenas 12 años se fue con su familia a Florida, a vivir a una casa junto al mar, lo cual marcaría desde entonces su vida.

La fauna y la flora que llegaba a la costa llamaban enormemente su atención hasta que, a los 17 años, hizo su primera inmersión de buceo y pudo ver el mar desde dentro.

Sylvia se graduó en botánica y acabó haciendo su tesis doctoral sobre algas en el golfo de México, un trabajo en el que recogió más de 20.000 ejemplares.

En 1964 formó parte de la primera expedición que exploró los fondos marinos de las Islas Seychelles, la única mujer junto a 70 hombres. Dos años más tarde participó también en la exploración de las Islas Galápagos y, poco a poco, fue consiguiendo llegar a lugares donde nadie antes había estado.

Fue la primera persona en caminar por el fondo del mar a casi 400 metros de profundidad y, más tarde y junto a un ingeniero, diseñaron un submarino con el que descenderían a más de 1.000 metros de profundidad.

Entre los hitos de esta pionera está el haber sido la primera mujer en dirigir la NOAA, una de las más prestigiosas instituciones del mundo para el estudio del océano, cargo que abandonó para denunciar públicamente la falta de interés del Gobierno de EE.UU. en defender el medio marino.

Sylvia tiene 83 años, ha pasado más de 7.000 horas bajo el mar y hoy en día sigue luchando y trabajando por un océano lleno de vida.

Termino este homenaje a Sylvia, esta gran mujer, con un breve poema:

 

Rosana Gutiérrez https://cuidatemas.wixsite.com/website

Comparte: La Dama de las Profundidades