Juventud Utiel prepara la II edición del “ Fórum Joven Utiel”
Leer más
La Concejalía de Igualdad presenta los cortos contra la violencia de género grabados durante el 2020 en Requena
Leer más
Teresa de Cofrentes abre los plazos de matricula para la Escuela de Verano 2021
Leer más

Si leemos crecemos / Rosana Gutierrez Tapia

“No hay verdad más efímera y mentirosa que la que muchas veces nos contamos a nosotros mismos.” Y digo verdad, porque eso es en nuestra cabeza: una verdad enorme y absoluta, aunque en realidad la hemos creado con nuestras creencias, muchas veces limitantes, y sumisas a una programación dictatorial, legado de aquellos que nos rodearon desde pequeños.

Este párrafo tan amarillista surge de la observación diaria de mí misma y mis creencias. Cuesta romper con aquello que grabaron a fuego en nuestro cerebro, cuesta romper con una dinámica social que arrastra con un océano de información negativa, que asusta y paraliza. No quiero, a pesar de este comentario, negar la lógica aplastante de lo sucedido con “el corona;” no puedo, ni debo quitar importancia al dolor de esas familias que han perdido seres queridos en esta pandemia, ni minimizar los sentimientos de impotencia y sufrimiento que sentimos los españoles en estos días de luto.

Un luto que merece todo mi respeto y al que me uno de corazón. Luto silencioso y en la distancia, pero que nos une a todos en el centro de nuestro propio ser, intentando asimilar estos meses y, no dejándonos llevar del desaliento.

En estos momentos de desafío, donde cuesta comenzar de nuevo a confiar en que es posible resurgir juntos como sociedad, donde los trabajos penden de un hilo, y parece que el ocio y la libertad de elegir, se han quedado congelados. En estos momentos, es cuando nos expandimos, es cuando crecemos en una nueva realidad que nos hace grandes y poderosos. Unidos y empoderados, porque esa es nuestra naturaleza, afrontar los desafíos, que nos hacen más resistentes.

Somos fuertes, más fuertes de lo que pensábamos. Ante esta situación, hemos crecido en empatía y en responsabilidad. Hemos crecido en planificar, tal vez un nuevo camino que hemos de crear, porque el que deseábamos recorrer se ha borrado como la nieve cubre todo a su caída…y no deja ver con claridad más allá de nuestras propias huellas.

En esta planificación debemos dejar a un lado tanta influencia exterior de información que nos paraliza, nos emboza los sentidos y no nos deja sentir con claridad. Y digo sentir, no pensar, porque es el corazón el que debe guiar ahora, no las ideas. Es la esperanza la que debe fortalecerse ahora, no las estadísticas que nos aplastan y ponen hierro en nuestras alas, heridas y frágiles. Es la resiliencia la que debe reinar ahora, porque gracias a ella sabemos que podemos salir adelante, suceda lo que suceda, TENEMOS LA CAPACIDAD DE RESURGIR, de soñar un nuevo camino y transitar por él. Para ello, es necesario dejar atrás los miedos y el enfoque en el drama, la queja o las excusas.

Es momento de enfrentarnos a nuestras creencias, a nuestro paradigma vital y hacer discernimiento, cribar lo que no nos deja avanzar, sanar el dolor y eliminar justificaciones. Me gustaría terminar afirmando de nuevo que, no hay verdad más efímera y mentirosa, que aquella que nos contamos a nosotros mismos. No hagamos caso a la mente, que vive asustada, sino al corazón que abre caminos de esperanza. Nuevos paradigmas para nuevos caminos, nuevas creencias para nuevas personas libres y reforzadas, escavando y puliendo su grandeza, su mejor versión. Nuevos sueños para una nueva sociedad que, ante el desafío se crece.

Rosana Gutiérrez

Comparte: Caminar en la esperanza