Sinarcas aprueba su Plan Local de Gestión de Residuos
Leer más
La Junta local contra el cáncer de Fuenterrobles recauda casi 6.000 euros
Leer más
El campo exige el “kilovatio agrario” y extender la rebaja del IVA a los pozos de riego
Leer más

CARTA DESDE LA ALCALDÍA PEDÁNEA DE LOS RUICES, UNA ALDEA QUE HA SIDO DISCRIMINADA EN LOS ÚLTIMOS AÑOS
Las últimas elecciones han cambiado el gobierno municipal. Las nuevas autoridades deben responder ante los votantes con acciones honestas y reales. Para Los Ruices, los últimos años han sido de manifiesta discriminación, durante el período de gobierno del PP y su alcalde Javier Berasaluce.

Ha sido un trato discriminatorio, porque el dinero destinado a la aldea ha sido una cifra que da risa. Según los miembros del PP le dan a cada aldea una subvención de X euros al año; en particular a Los Ruices, según ellos, le dan una subvención de 1800 euros al año.  Y así lo dicen ellos, sin ningún tipo de rubor, con orgullo aparente. Pero que no es cierto, porque lo que se esconde tras esta cifra es un cambalache destinado a reducir el mínimo de dinero traspasado a la aldea. Veamos en qué consiste:

1º En esos 1800 euros se incluyen muchos aspectos que son de gasto corriente. Son el sueldo del alcalde pedáneo, que al año está en 900 euros.

2º Está también el gasto del consultorio médico: 50 euros al mes para la persona que lo abre y lo cierra; en total son al año 600 euros al año.

3º Y los restantes que faltan son los que realmente le dan a la aldea que son 300 euros.

Las cosas están muy claras. Son sólo 300 euros los que llegan a la aldea. Una cifra que debe ser la leche para el ayuntamiento; una cifra ridícula, realmente. En total los 1800 euros que según ellos le dan de subvención a la aldea, pero no es una subvención porque los dos primeros puntos son los gastos que el municipio tiene con nuestra aldea. En consecuencia, lo que tenemos son 1500 euros que son de gastos corrientes, diríase que en sueldos, pero no es una subvención.

Todo esto suena a cambalache destinado a maquillar una increíble reducción del gasto en nuestra aldea. En otras palabras: contando todo hago ver a la gente que destino nada menos que 1800 euros; y colará para los medios de comunicación y para la gente que no esté al corriente de los detalles.

La cosa aún tiene detalles más importantes. Al alcalde pedáneo se le exige que los 1800 euros estén debidamente acreditados con facturas, con su IVA correspondiente. Es evidente que si esas facturas con IVA no están no se pueden cobrar. Así que la subvención a la pedanía de Los Ruices por valor de 1800 euros es falsa, porque realmente son 300. Pero lo más escandaloso es que se exigen facturas del propio sueldo del alcalde y de la persona atenta al consultorio.

El ayuntamiento de Requena queda bien diciendo que le dan a la aldea 1800 euros de subvención. Mentiras para quien quiera creerlas. Incluso el ayuntamiento de Requena se ha embolsado el dinero que da la nuclear de Cofrentes entrega a las aldeas, como compensación por los riesgos de su presencia en el entorno. Sin ningún tipo de vergüenza, el ayuntamiento se lo ha ido quedando, y Los Ruices no ha visto ni un duro. Requena tendrá muchos agujeros que tapar, pero ¿es legítimo destinar este dinero a pagar deudas sin que llegue nada a la aldea?

Uno de los aspectos más escandalosos ha sido el Plan de Núcleos. El Plan de Núcleos es una subvención que concede la Diputación al Ayuntamiento de Requena. A su vez el ayuntamiento destina a cada aldea lo que cree conveniente para cubrir diferentes necesidades que tenga: asfaltar calles, colocar aceras y bordillos, hacer obras de los locales que lo necesiten, colocar farolas, etc., todas las necesidades que tenga la aldea según criterio del alcalde pedáneo.

A la aldea de Los Ruices, según el alcalde y su equipo, cuando se aprobó lo del plan de núcleos le han destinado 15000 euros. Mi prioridad era juntar la escuela y el patio para tener un local de fiestas en donde pudiéramos caber todos y no tuviéramos que estar divididos entre la escuela y el patio, sobre todo en las comidas colectivas que realizamos cada año en nuestras fiestas. Pero el ayuntamiento no lo permitió, bajo la excusa de que 10.000 euros eran para lo que yo, como pedánea, quisiera arreglar en la aldea y los otros 5.000 euros estaban destinados para arreglar el parque infantil; sin más, no se atendieron mis indicaciones sobre las prioridades de la aldea.

Con esos 10.000 euros sólo me dejaron asfaltar la calle Candarmas que es un trozo de calle muy pequeña, otra calle también pequeña que se llama Travesía del Pinar, pero un poco más grande que la calle Candarmas, y ocho o nueve parches de cuando hemos tenido averías del agua potable. Y las demás calles me las denegaron porque dijeron que me pasaba del presupuesto que le habían asignado a la aldea, así como la calle El Olmo que está en un estado lamentable.

Y los 5.000 euros restantes los destinaba ellos, el ayuntamiento, para arreglar el parque infantil. Le iban a poner corcho para que los niños no se hicieran daño; iban a quitar todo lo que no estuviera homologado; iban a traer juegos nuevos y todo homologado, mirando la seguridad de los niños. Y aquí está lo que hicieron. Se llevaron un juego infantil que según ellos no cumplía con la normativa (es decir no estaba homologado), y para arreglar el suelo echaron un remolquillo pequeño de tierra roja al parque infantil, un remolquillo pequeño de gravilla y colocaron sólo los dos mecederos que se llevaron (sólo los dos mecederos, no los columpios enteros). Y han colocado un juego (un muelle para niños pequeños). Esto que han hecho no vale ni 1.000 euros. Un engaño manifiesto.

Encima de hacer poco, lo han hecho muy mal. Han inutilizado un juego que servía para hacer gimnasia, los niños y los mayores; de tanta grava como le han echado, los pedales tocan en la grava y no deja hacer su función; es más, es que ni siquiera te puedes sentar en ese juego. Tenemos dos árboles en el parque infantil, pues han dejado los bordillos de los arboles como estaban, es decir, levantados por el vigor de las raíces y partidos y todos destrozados. Con la grava no han tenido en cuenta ni la seguridad de los niños ni la de los mayores, esa grava es un peligro; cuando los niños juegan, esa grava se sale fuera del parque y se queda extendida alrededor, en la acera, en las escaleras que suben al parque, etc. Y eso es un peligro porque la grava resbala y los niños y sobre todo las personas mayores se pueden caer y romperse un brazo, una pierna o cualquier otra cosa.

Se ha quedado con el dinero: los 5.000 euros, han dejado el parque infantil peor que estaba, con mucho peligro de que se caigan y se rompan algo las personas con la grava, los bordillos de los arboles rotos como estaban, nos han puesto un muelle para niños pequeños y no nos han puesto corcho.

Como alcaldesa, fui a reclamar que no estaba de acuerdo con lo que habían hecho en el parque infantil. Hablé con los técnicos y con Javier Valle. Es increíble, pero se pasaban la pelota los unos a los otros y no me hicieron ni caso, pero según ellos me dijeron que el parque infantil estaba bien hecho y ha costado 5.000 euros. Según Javier Valle la normativa decía que los juegos que hubiera si no sobrepasaban de un metro y algo de alto, no era obligado ponerles corcho ni todo lo demás, se les podía echar grava.

Nos han tomado el pelo. Tanto dinero y más y no sabemos en qué lo han gastado. Desde luego no en el parque infantil que prometieron. A Los Ruices lo han estado discriminando durante años; pero sí le exigen sus impuestos. No ha existido igualdad con Requena, en ningún instante. Juzguen ustedes. En Requena casi todos los parques infantiles incluso algunos más pequeños que el nuestro de Los Ruices, los han quitado todo y lo han puesto todo nuevo. Hay más votantes en Requena, es verdad; pero muchos de Los Ruices están en Requena, son habitantes de una tierra, una comarca, que es una, que debe marchar hacia el futuro en igualdad.

De todo este conjunto de discriminaciones han sido sabedores; yo personalmente les informé a los técnicos y a Javier Valle; por último, como no hicieron caso, por mediación de la secretaria, porque no estaban ese día ni Javier Valle ni el Alcalde, Javier Berasaluce, les hice saber que o le daban una solución al parque infantil de Los Ruices o lo iba a hacer público, y a fecha de hoy sigo sin tener respuesta ni nadie se ha hecho responsable de todos los desperfectos del parque infantil, causados la empresa que ha intentado arreglarlo ni de los que habían.

Pero los 5000 euros sí se los han quedado, y por eso lo hago público.

Aporto algunas fotografías del parque infantil de Los Ruices:

  

  

En el nº1 está el juego que nos han traído, un muelle para los más pequeños. En el nº2 y nº3, los bordillos de los árboles que tenemos han quedado como estaban, rotos y levantados. En el nº4, esa grava cuando juegan los niños se sale fuera, quedando extendida alrededor del parque y de las escaleras que suben al parque y es un peligro porque resbala, no han tenido en cuenta ni la seguridad de los niños ni de los mayores.

En el nº 5 y nº6, se ha inutilizado este juego, porque de tanta grava que le han echado, lo pedales tocan en la grava y no dejan que haga su función, es más ni siquiera te puedes sentar en el de tan inclinado como queda. En el nº7, puede verse hasta donde llega la grava, hasta el mismo suelo del tobogán en el que se deslizan los niños; debería haber bastante hueco desde donde acabase la grava hasta el suelo del tobogán.

Tenemos suficiente espacio para poner más juegos, sean para los niños o para los mayores. Para los mayores para que hagan gimnasia.

Ahí están, al parecer, 5000 euros.

Esto es para que todos sepan la discriminación con que el ayuntamiento de Requena ha tratado a la Aldea de Los Ruices. Se nos exigen impuestos de primer nivel, como a Requena, pero con servicios de segunda o tercera categoría. Da la impresión que Requena, de las aldeas solo quieren dos cosas: los dineros de los impuestos y el voto para poder entrar en el ayuntamiento.

Cuando han entrado en el Ayuntamiento, ya no se acuerdan de las aldeas. Me ha costado escribir esta carta. No me gusta emitir quejas públicamente, pero no se me ha escuchado en el ayuntamiento y he sentido el maltrato a Los Ruices. Pudiendo emplear justamente el dinero público, el ayuntamiento no me ha escuchado en las auténticas necesidades de Los Ruices. El nuevo gobierno municipal tiene un reto ante sí: ¿escuchará a las aldeas? ¿hará justicia con ellas? ¿seguirá maquillando cifras y actuaciones para desviar el dinero hacia otra parte? Así no se construye una comarca; más bien, se destruye. En lugar de mirarse tanto el ombligo, Requena debería integrar mejor a sus aldeas, fomentarlas y hacer cosas en ellas para que las gentes vengan a vivir a las aldeas, tanto gente joven que se han ido casi todos. Porque no tienen ningún aliciente aquí que les retengan, como los mayores que ahí y como muchos mayores que se han ido, y poder evitar así su despoblación. Pero no hacen nada, las aldeas no les importamos nada a Requena. ¿Seguirán lo nuevos gobernantes de Requena haciendo lo mismo?

La alcaldesa pedánea de Los Ruices, Magdalena Cuenca.

En Los Ruices, a 22 de junio de 2015.

Comparte: Carta desde la alcaldía pedánea de Los Ruices