La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana entrega el premio de su campaña, ¡Vive la caza! que promueve la actividad entre los más jóvenes
Leer más
Consulta aquí TODAS las nuevas medias. la nueva situación a partir de este día 09 de mayo tras el fin del Estado de Alarma
Leer más
Los bomberos logran rescatar a un hombre que había quedado atrapado bajo su tractor en la pedanía venturreña de Casas del Rey
Leer más

Fuente:lasprovincias.es/ Javier Martinez | Valrncia.

El conductor de un camión cisterna lleno de oxígeno líquido estuvo a punto de causar un grave accidente en la A-3 tras zigzaguear unos 10 kilómetros con el vehículo de mercancías peligrosas entre los términos municipales de Utiel y Requena. El incidente causó una gran alarma y obligó a cortar la autovía durante algunos minutos, aunque la Guardia Civil de Tráfico intervino con rapidez y restableció la tranquilidad y la circulación.

Los hechos se iniciaron sobre las 18.45 horas del viernes, cuando el camionero sufrió una indisposición por una bajada de azúcar y comenzó a circular en zigzag en sentido hacia Valencia, concretamente en el punto kilométrico 272 de la A-3 en el término municipal de Utiel. Los conductores de los vehículos que circulaban por detrás redujeron la velocidad y varios de ellos llamaron al 112 para alertar de lo que parecía una conducción bajo los efectos del alcohol.

El camión cisterna, que transportaba 22.000 litros de oxígeno líquido, rozó en varias ocasiones la valla de protección de la A-3 como consecuencia de los bandazos, según informaron fuentes de los servicios de emergencias. Tras ser alertada la Guardia Civil de Tráfico del grave riesgo de un accidente de transporte de mercancías peligrosas, una patrulla del Destacamento A de Valencia acudió con urgencia al lugar para interceptar el vehículo cisterna, pero el conductor no hizo caso a las indicaciones de los agentes.

Fueron momentos de gran confusión y nerviosismo, ya que los guardias civiles no sabían a lo que se enfrentaban. Los automovilistas que circulaban por detrás del camión no se atrevían a adelantarlo ante el temor de chocar contra el vehículo cisterna, que no paraba de dar bandazos y ocupaba los dos carriles de la A-3.

Tras varios minutos de tensión, el camión se detuvo en el kilómetro 283, concretamente en el término de Requena, y el conductor fue sometido a un control de alcoholemia y a una prueba de detección de sustancias estupefacientes, aunque con un resultado negativo en ambos casos.

El camionero estaba aturdido y no recordaba qué le había pasado ni daba explicaciones sobre el motivo de su circulación en zigzag, pero un guardia civil encontró en la cabina del vehículo una jeringuilla de insulina y empezó a sospechar que podría tratarse de un enfermo de diabetes. Pocos minutos después, el personal sanitario de una ambulancia de Soporte Vital Básico (SVB) asistió al camionero y confirmó que había sufrido una indisposición por una bajada de azúcar. El hombre fue trasladado al Hospital General de Requena.

El incidente causó retenciones en la A-3 en sentido hacia Valencia. Eran las siete de la tarde del viernes cuando la Guardia Civil de Tráfico restableció la circulación en la autovía. Un agente aparcó el vehículo cisterna a una estación de servicio.

Comparte: Un camionero sufre una bajada de azúcar y esta apunto de provocar un accidente en Requena