El Ayuntamiento de Requena instala 6 contenedores de recogida de aceite de uso doméstico
Leer más
AVA-ASAJA advierte de que el Gobierno dificultará y encarecerá la gestión de las comunidades de regantes
Leer más
Utiel pone en marcha un servicio psicológico para jóvenes
Leer más
Fuente Golsmedia.com
Los pupilos de Miguel Ángel Mullor se llevaron los tres puntos gracias a su efectividad de cara a portería. Los locales aguantaron los primeros veinte minutos pero bajaron los brazos tras la diana de Mateo. Crónica: Elías Juárez // Foto: Raquel L. Cuartero
Partido de sensaciones contrapuestas el disputado hoy a las 12:00 horas en el Tomás Berlanga entre dos conjuntos en situaciones diferentes pero con un mismo objetivo: lograr la permanencia. Y es que el Requena llegaba al encuentro con la necesidad de quedarse con los tres puntos para romper así con su mala dinámica y acercase a la zona de la salvación, mientras que el Benigànim saltó al verde con el propósito de dejar más tocado siquiera a un rival por la permanencia, algo que les serviría para consolidarse además en la zona noble de la clasificación, por lo que ‘a priori’ la emoción estaba servida.
De hecho, los primeros 20 minutos del encuentro cumplieron con las expectativas generadas en la previa, pues desde que Abad Esteban señalase el arranque del choque los dos equipos salieron a tratar de hacerse con el dominio del balón para así tratar de inaugurar el marcador cuanto antes. Fueron los locales los primeros en acercarse al área rival, en concreto, con un remate de cabeza de Rubén Ubach que se marchó en el 7’ cerca del larguero tras un buen centro desde una banda derecha que sufrió tres minutos más tarde un importante contratiempo, ya que Marc se resintió de sus problemas musculares y tuvo que abandonar el partido para dar paso a un De Mingo que calentaba desde el inicio ante la posibilidad de que el extremo no aguantase. Tras esta primera aproximación, el choque pasó a ser una batalla en el centro del campo en la que ningún equipo lograba hacerse con la batuta, por lo que las oportunidades de gol se disiparon, y eso que voluntad no faltó, pues el Requena intentaba increpar el área de Vicent Dolz a base de buscar el juego de espaldas de Pozo mientras que la UD Benigànim se centraba en atacar por las bandas, sobre todo por la de un Rafeta que pronto demostró su electricidad, pero sin premio. Hasta que llegó el minuto 21, en donde Mateo sumó el primer tanto al marcador después de aprovechar una parada de Alfredo, que desvió un potente disparo desde el costado derecho, para a placer mandar el balón al fondo de las mallas, siendo así el más listo de la clase.
El gol trajo consigo el bajón anímico de los de Vicente Lázaro. Y es que los locales, que no terminaban de hacerse sólidos atrás, incrementaron sus problemas en la zaga y el Benigànim se creció e incluso pudo haber puesto tierra de por medio en el 27’ de no ser por la actuación de Alfredo al salvar un mano a mano ante Mateo tras un buen pase al delantero visitante entre los centrales. No obstante, la efervescencia del gol del Benigànim se diluyó y los últimos minutos de la primera mitad se trabaron. De hecho, sólo se pudieron ver dos aproximaciones más, la primera de Pozo, en el que su remate paró con facilidad el meta visitante, y la segunda de Mateo, que controló el cuero al borde del área, se lo orientó disparó demasiado cruzado. Así pues, se llegó al final de los 45 minutos iniciales con sensaciones muy diferentes, pues el Benigànim se retiró al túnel de vestuario con el deber hecho y el control del choque mientras que el Requena abandonó el terreno de juego cortocircuitado y cabizbajo, reflejando en sus rostros la preocupación y necesidad de hacer un gol para venirse arriba.
El problema para los locales fue que su reacción no llegó. De hecho, el arranque de la segunda mitad siguió la tónica final de la primera, agravada además tras el parón que hubo debido a los problemas de un Nico que tuvo que ser varios minutos atendido por molestias en su espalda. No obstante, el paso de los minutos propició que ambos conjuntos fueran entrando de nuevo en el partido, sobre todo los de Vicente Lázaro, que atisbaron una pizca de poder meterse en la contienda gracias al buen hacer de Rubén Ubach en la banda derecha, algo que ayudó a que De Mingo mandase en el 53’ el balón al larguero después de un colocado lanzamiento a pierna cambiada desde el costado izquierdo.
Sin embargo, este “uy” en las gradas se convirtió un minuto más tarde en disgusto, pues Kikín aprovechó en el 54’ un desbarajuste del sistema defensivo local para adentrarse en el área rival y batir por abajo y por su palo a Alfredo, obteniendo así el premio a su completa primera mitad realizada, en la que fue todo un quebradero de cabeza jugando entrelíneas, algo que él sabía y por ello no pareció sentarle muy bien su sustitución en el 64’. Antes de este lance, Abarca pudo haber recortado la diferencia en una de las ocasiones más claras de los requenenses, ya que el segundo delantero local estrelló el balón en la espalda de un defensor cuando tenía muy de cara el haber llevado el cuero a las redes después de aprovechar una jugada embarullada dentro del área en la que Vicente Dolz no estuvo acertado previamente a la hora de despejar de puños el esférico.
Quien sí estuvo acertado fue Dani Olcina. Y es que el extremo derecho del conjunto visitante sentenció en el 77’ el partido con la tercera diana del Benigànim en una jugada en la que Alfredo detuvo el buen disparo de Rafeta pero que desafortunadamente y nuevamente su despeje cayó en las botas de un rival, esta vez de Olcina, que no perdonó. Por si este golpe fuese poco, los de Vicente Lázaro se quedaron con diez en el 81’ debido a la expulsión por doble amonestación de Pozo, la segunda por protestar. Esta expulsión, unida a la diana encajada, desembocó en que los últimos minutos del partido pasasen con más pena que gloria, algo que quedó reflejado en las gradas de un Tomás Berlanga enmudecido que tan sólo pudo esbozar una pequeña sonrisa en el 90’ gracias al tanto de Rubén Ubach de falta, que al menos puso así ver recompensada su buena actuación de hoy sobre el verde.
Con la derrota, el Requena, que la próxima jornada se verá las caras a domicilio ante el Cullera, suma 22 puntos que le hace seguir con el nudo de la soga del descenso bien apretado. Por su parte, el Benigànim, que volverá a su feudo para enfrentarse al Muro, suma 44 puntos que le permiten coquetear con los puestos altos de la tabla, ya que se colocan, a falta de los partidos de esta tarde, en la séptima plaza.
Ficha técnica:
SC Requena: Alfredo, Gozalbo, Fredi (Jonatan, 80’), Eder, Edgar, Nico, Rubén Ubach, Xavi (Corella, 68’), Pozo, Abarca y Marc (De Mingo, 10’).
UD Benigànim: Vicent Dolz, Manel, Fernando Muñoz, Huertas, Roselló, Isaac, Dani Olcina (Agudo, 80’), Víctor Fuentes, Mateo (Kevin, 76’), Kikín (Juanan, 64’) y Rafeta.
Goles: 0-1 Mateo (21’); 0-2 Kikín (54’); 0-3 Dani Olcina (77’); 1-3 Rubén Ubach (90’).
Árbitro: Abad Esteban. Amonestó a los locales Pozo y Nico; así como al visitante Fernando Muñoz. Expulsó por doble cartulina amarilla al local Pozo (81’).
Comparte: El Benigànim deja K.O. al Requena