Movilización de Maquinaria Pesada para Combatir Incendio en Planta de Reciclaje de San Antonio de Requena
Leer más
AVA-ASAJA insiste en pedir ayudas urgentes a los viticultores tras sufrir las primeras heladas
Leer más
La Plataforma por la Defensa del Sector Primario denuncia, formalmente, el delito contra el Medio Ambiente
Leer más

PASTORES Y TIEMPO DE TRASHUMANCIA, MIRADA HACIA EL PASADO Y PERSPECTIVAS DE FUTURO, con Mariano López Marín

Resumen del programa nº 46 de “En este lugar…” (2-12-2014): “Pastores y tiempo de trashumancia, mirada hacia el pasado y perspectivas de futuro”, con Mariano López Marín, maestro de escuela, historiador, educador ambiental y cronista oficial de Salvacañete.

Hijo y nieto de pastores trashumantes, Mariano López Marín ha conocido desde su infancia las rutas y vicisitudes de la Trashumancia. Desde los pueblos del antiguo Marquesado de Moya y las comarcas limítrofes, todos los años, con la llegada de los fríos de noviembre, se movilizaba el ganado en dirección a las tierras más cálidas del sur, atravesando las comarcas de Requena-Utiel y Los Serranos, hasta llegar a los pastos de las tierras bajas del Reino de Valencia; también, algunos pastores trashumantes hacían un recorrido más largo, hasta Murcia o Andalucía, que era lo conocido como “bajar a los extremos”. Desde la Edad Media, el paso del ganado trashumante ha estado perfectamente regulado, delimitándose las vías pecuarias de uso (cañadas, veredas y cordeles), las zonas de abrevadero y descanso para pasar la noche, y las tasas, impuestos o diezmos que tenían que pagar los pastores por el uso de los pastos; incluso las fechas de comienzo de la ruta trashumant e y la longitud y duración del recorrido, eran datos que quedaban registrados en las costumbres y las normativas de las hermandades ganaderas.

Desde su actividad constante como estudioso e investigador de las antiguas rutas trashumantes, Mariano López colabora con proyectos de turismo rural para conservar y poner en valor las vías pecuarias tras el progresivo abandono de los usos ganaderos, ya que es un patrimonio de alto valor medioambiental, paisajístico, etnográfico, histórico y cultural, al que se le puede añadir un nuevo valor económico relacionado con el turismo de naturaleza y la conservación de los productos naturales de alto valor, como son la lana y la carne de las ovejas trashumantes.

En una de sus últimas publicaciones, “Tiempo de trashumancia”, Mariano López habla con detalle de los pueblos, rentos y caseríos de los que salían ganados trashumantes, de los distintos tipos de trashumancia y de la necesidad de mantener el oficio del pastor trashumante, pues es una garantía de desarrollo social y económico de cara al futuro.’

Comparte: Pastores y tiempo de trashumancia, mirada hacia el pasado y perspectivas de futuro