Consulta la calidad del aire en Requena
Leer más
El alcalde de Utiel presenta los proyectos turísticos del municipio a la Secretaría Autonómica de Turismo
Leer más
Caixa Popular inaugura en su oficina de Requena una exposición fotográfica sobre la huella del cambio climático
Leer más

Resumen del programa nº 39 de “En este lugar…”:

“Lena del Barrio, la memoria del exilio”, con Lena del Barrio Giménez, exfuncionaria de la UNESCO en París, niña del exilio en 1939.

Un retazo del exilio republicano a Francia tras la Guerra Civil Española, nos llega con la visita a la casa rural “El Arrullo”, de San Juan de Requena, de la “francesa internacional” (como ella misma se define), Lena del Barrio Giménez, nacida en Barcelona y exiliada a Francia a los cinco años de edad, en 1939. Lena es hija de la venturreña Amadora Giménez Márquez y del vallisoletano José del Barrio Navarro, ambos emigrados al cinturón industrial de Barcelona en los años anteriores a la Guerra. José del Barrio fue un importante líder político comunista, que ocupó cargos de comandante en el bando republicano durante la Guerra Civil. Tras la finalización de la Guerra, fue enviado por el Partido Comunista a Moscú, donde mostró sus discrepancias con el Partido en torno a la actitud de la Unión Soviética en su defensa de la República Española. Fue destinado por el Partido a diversos países latinoamericanos, mientras su mujer y su hija sobrevivían en F rancia, en plena Segunda Guerra Mundial, en una Francia ocupada por los alemanes. Finalmente, fue expulsado del Partido Comunista y tras muchas penalidades pudo reunirse con su familia en Francia, tras acabar la Guerra Mundial.

Lena y su madre cruzaron la frontera francesa en 1939 y fueron recluidas en el campo de concentración de Argelés-sur-Mer. Con el tiempo pudieron instalarse en Orleans, donde recibieron un trato más humano por parte de los ciudadanos franceses. Tras el regreso del padre a Francia, pudieron iniciar una vida normal como una familia española del exilio, donde Lena, por su juventud, pudo estudiar y convertirse, una vez instalados en Paris, en una activa funcionaria de la UNESCO, donde se dedicó a organizar programas de formación de educadores nativos en las excolonias. Su vida, por tanto, sin perder el contacto con sus raíces españolas, pasó a conformarse como la de cualquier ciudadana francesa.

En esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de hablar con Lena del Barrio en uno de sus viajes a nuestra Comarca, donde todavía conserva sus vínculos con su familia de Venta del Moro. Su testimonio es prueba de humanidad, de reivindicación por la justicia social para todos los pueblos del mundo, pero también de comprensión por los hechos que a ella y a su familia, así como a otros miles de españoles, les tocó vivir.’

Comparte: Lena del Barrio, la memoria del exilio