Consulta la calidad del aire en Requena
Leer más
El alcalde de Utiel presenta los proyectos turísticos del municipio a la Secretaría Autonómica de Turismo
Leer más
Caixa Popular inaugura en su oficina de Requena una exposición fotográfica sobre la huella del cambio climático
Leer más

Resumen del programa nº 45 de “En este lugar…” (25-11-2014): “La Casa de la Seda y el Caserío de Sisternas, memoria de nuestro pasado”, con Juan Andrés García Vidal, emprendedor rural y propietario de la Casa-Museo de la Seda y el Caserío-Museo de Sisternas.

El emprendedor rural de Requena, Juan Andrés García Vidal, perteneciente a la cuarta generación de la familia de los “Cabilderos”, nos habla de la historia que se inicia cuando su bisabuelo se instaló en el paraje de Sisternas, próximo a la aldea de Casas de Cuadra, y construyó las primeras casas de labor para el cultivo del azafrán. Con la promoción del cultivo de la vid por su mayor rentabilidad, se produjo la reconversión de los usos del suelo, que se transformaron en viñedos y se construyó una bodega que daba cabida a una gran producción vitivinícola de la zona. En el Caserío de Sisternas, que en algún momento agrupó a más de diez familias, se disponían de todos los recursos para la subsistencia: la producción de vino, el horno moruno, la sala para la matanza del cerdo, el corral y la ganadería, etc. Con el tiempo los útiles se fueron modernizando, llegó la electricidad y cambiaron las formas de vida . Con la instauración del modelo de producciÍ n vitivinícola cooperativista, la bodega de Sisternas entró en decadencia. Sin embargo, un “Cabildero” de la tercera generación, Miguel García, el padre de nuestro invitado, inició el proyecto de musealizar para su exposición al público, este testimonio vivo de una parte tan importante de nuestra historia reciente, como es la que aconteció en espacios como el Caserío de Sisternas.

En la primera parte del programa, Juan Andrés García, nos habla también de un proyecto más reciente, como es la musealización de una antigua casa situada en un adarve de la Villa de Requena, que fue durante un siglo y medio la sede del Gremio de Sederos de Requena, una importante entidad que regía los destinos de los trabajadores de la seda en el floreciente siglo XVIII y parte del XIX.’

Comparte: La Casa de la Seda y el caserío de Sisternas, memoria de nuestro pasado