El PRyA lamenta el retraso en el pago de las subvenciones a los sectores de la hostelería y los locales  de ocio
Leer más
Alerta por mensajes falsos de vacunación
Leer más
La bajada de temperaturas amenazan a los viñedos
Leer más
  • Los Inspectores de Trabajo peinan los viñedos de la comarca Requena – Utiel en busca de trabajadores que no estén dados de alta

 Requena ( 05/10/18). Redacción

Los inspectores de trabajo, dependientes del Ministerio Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, están llevando a cabo desde unos días una considerable actividad en los viñedos amparados por la Denominación de Origen Utiel – Requena en busca de personas que estén trabajando de forma ilícita; esto es, sin contrato laboral para ejercer las tareas propias de la vendimia.

Según viticultores consultados a lo largo del día de hoy en algunas zonas de viñedos de Utiel se han podido ver varios vehículos escoltados por la Guardia Civil y después en otras del municipio de Venta del Moro, al igual que, días antes en zonas de viñedos de La Portera o Los Pedrones, pedanías de Requena. Obviamente los inspectores realizan su trabajo vigilando que se cumpla la ley para evitar evasiones al fisco, pero viticultores consultados entienden que se trata de una situación “en ocasiones intimidatoria”, porque desde años, dicen, todos los trabajadores están dados de alta.

Esta campaña se da la circunstancia de que los propietarios de viñedos de la comarca han tenido que recurrir a un considerable número de trabajadores, vendimiadores, para realizar la vendimia tijerillas en mano, porque no todos los propietarios de viñedos pueden permitirse contratar o tener en propiedad una máquina vendimiadora o simplemente porque sus viñedos no son de un tamaño tan grande como para poder contratar una máquina, por lo que esos majuelos diseminados debe realizarse la recolección, si o sí, a mano, lo que por otro lado ha provocado que en esta campaña haya sido difícil conseguir trabajadores para realizar la labor de recolección.

A ello hay que sumar que cuando, años atrás, un vendimiador podía pasarse casi un mes cortando uva y por tanto sumando jornales, (no habían máquinas vendimiadoras), ahora, la oferta de trabajo es de apenas una semana o poco más, comentan las personas del sector consultadas, con lo que centenares de peronas que se desplazaban de otras zonas o de otros países declinan venir a trabajar para tan pocos días.

Ya en 2016, AVA Asaja comentaba que la inspección de trabajo estaba llevando a cabo una campaña de control sin precedentes tanto en lo que se refiere al número de efectivos que estaban peinando las zonas productoras de uva como al celo desmedido que aplican a la hora de requerir todo tipo de documentos, generando un enorme y creciente malestar entre los agricultores, quienes consideran que semejante despliegue no se corresponde en modo alguno con la realidad laboral de un sector que se caracteriza por su elevadísimo grado de cumplimiento de la ley, según comentó en su día dicha agrupación sindical por medio de su presidente Cristóbal Aguado. Además reclamaban un cambio de actitud por parte de la inspección “porque no guarda proporción alguna con la realidad laboral de este colectivo”

En conversación mantenida por Requena Revista Local en la tarde del viernes con el Secretario General de La Unión de Agricultores en la Comunidad Valenciana, Ramón Mampel, reconocía que a veces este tipo de actuaciones “puede intimidar a los viticultores, y más en campañas de recolección”.

En cualquier caso afirmaba que “hay que cumplir con la ley”, y para ello pueden acudir a las oficinas con las que cuentan, de hecho, afirmó, que incluso cuentan con alojamientos para aquellas personas que vengan de fuera de la comarca, en caso de que no puedan ir a otro sitio. “Hay que aplicar la legislación vigente”, adujo.

Otro asunto distinto sería, según Mampel, el hecho de que algún trabajador se queje de que no le pagan el precio que consideraría adecuado por su jornada laboral; “habría que verlo donde corresponda”.

Respecto a las inspecciones, el Secretario General de La Unión de Agricultores de la Comunidad Valenciana, alegó que “tal vez puedan ser un poco estrictos, pero si alguien va de pirata no lo vemos bien”. “Se trata de un asunto humano y ético, además de legal. El que tenga a sus trabajadores en regla no tiene nada que temer”, matizó.

Un representante de COAG comentó que “tenemos la obligación de contratar según la legislación laboral y convenios con los trabajadores”.

Comparte: Los Inspectores de Trabajo peinan los viñedos de la comarca Requena – Utiel